viernes, agosto 04, 2017

Las opiniones son como los culos...

Las opiniones son como los culos, cada uno tiene el suyo, pero así como el culo no lo escogimos, nuestras opiniones debieran ser fruto del análisis y la meditación pero, evidentemente, y por desgracia, no es lo que sucede en muchos casos. Esta situación, que sería grave para el común de los mortales, adquiere tintes de cuasitragedia cuando quien “echa la lengua a pacer” sin tener más que un conocimiento limitado o nulo de la realidad, lo hace desde un medio de comunicación, aprovechando el “púlpito” que dicho medio le brinda para “hacer apostolado”.

Imagino que, a estas alturas, la mayoría de mis amigos ya os habréis dado cuenta de por donde voy. Este tipo de situaciones se produce, cada vez más, en el Diario (que otrora fuera “de León” y ahora parece más la “hoja parroquial de la Yunta”) pero también se da en otros medios, imagino que en aras de la pluralidad pero ¡qué queréis que os diga! una sigue siendo una ingénua, pese a su edad, y no deja de llamarme la atención que se publiquen opiniones de desconocidos indocumentados.

Como sabéis, el pasado 2 de agosto, un tal Sergio Jorge, escribió en La Nueva Crónica, una columna titulada 'Ay, el leonesismo' en la que, entre otras lindezas, afirmaba:

“es complicado entender que una Región Leonesa fuera ahora la solución a la sangría poblacional en estas tierras, donde los problemas sanitarios, demográficos y económicos se acumulan y empeoran con el paso de los años.”

“¿Qué hace pensar a un salmantino que es un derecho que la capital de su comunidad sea León, que está a 350 kilómetros, y no Valladolid, que está a cien menos?”

“¿Por qué no habría que preguntar a todos estos pueblos, tan alejados de la capital leonesa en todos los sentidos, si quieren ser leoneses o castellano y leoneses?”

Hay que ser obtuso, o preferir hacerse “el ciego”, para ver cual es la situación de despoblación y abandono de “estas tierras” y no darse cuenta de que es, precisamente, la pertenencia a esta auto-NO-mía la que está en el origen y continuación de casi todos nuestros males.

Hay que no conocer absolutamente nada de las opiniones de la mayoría de los leonesistas para asumir que la capital de la autonomía leonesa sería la ciudad de León, bueno, en realidad hay que estar despistado, y no tener ni idea de lo que fue en el pasado el Reino de León y su descentralización para la época, para asumir, siquiera, que la Comunidad Autónoma Leonesa iba a tener una capital centralizada al uso borbónico.

Y, por fin, hay que desconocer la realidad, no sólo de las tres provincias leonesas, sino también de las seis provincias castellanoviejas para hablar de cercanía o lejanía con las instituciones ¿Se le ha ocurrido pensar que a Soria le queda mucho más cerca Zaragoza que Pucela?

Pero lo que ya es “pa nota” era la lapidaria frase con que terminaba su “opinión”:

“¿Qué derecho histórico, como aseguraba en este periódico Eduardo López Sendino, les tendría que obligar a este cambio sin ni siquiera preguntarles?”

Tengo que confesarlo, no he podido reprimirme y he respondido lo siguiente en el propio FB de La Nueva Crónica, espero que el vídeo que adjunto a mi respuesta sea visto y comentado y sirva para que no repitamos como papagayos las consignas de la Yunta:

“Pues que pregunten, que pregunten, porque seguro que este sujeto, en el momento en que desapareciera la manipulación de "la cocina" de los organismos de la Yunta, iba a ser el primero en llevarse una buena sorpresa.

Para que vaya "haciendo boca" aquí va un video en el que una vecina de Yecla de Yeltes (que, por si el autor del artículo no lo sabe, es un pueblo de Salamanca) clama por una candidatura independiente del Reino de León, que agrupe a las provincias leonesas (Salamanca, Zamora y León) y defienda los intereses de este territorio olvidado por las administraciones.



Después de leer diversos comentarios (tanto castellanistas como acastellanados) no me quedó más remedio que añadir lo siguiente en el hilo en cuestión:

“Es verdad, todos esos castellanos y acastellanados que dicen que "en León nos han educado en el rencor hacia Valladolid" acaban de descubrir "la pólvora", jajajaja. Seguro que por eso, Julio Llamazares (nacido en 1955) dijo, entre otras muchas cosas, que ser "castellanoleonés" es como ser "austrohúngaro" pero en pobre. Pobre Julio que fue adoctrinado en el rencor hacia la Junta, treinta años antes de que la Junta existiera...

Pero lo que les da absolutamente la razón en su delirio es el mapa adjunto que corresponde al mapa del paro del año 2014. Como cualquiera puede ver, esta es una autonomía perfectamente equilibrada, con sus recursos perfectamente repartidos y en la que no se distinguen las dos regiones que la forman. Vamos que, como se comprueba fácilmente, las quejas de los leoneses de las tres provincias no se deben más que a puro vicio y a rencor injustificado.

(Modo irónico-cabreado ON)




No hay comentarios: