lunes, marzo 18, 2019

El Leonés, una lengua internacional minorizada

Deíxuvos la grabación la conferencia que diera'l pasau annu 2018 sobru la llingua de nuesu, asperu vos preste y sirva pa que la xente que tovía nun la connece, adeprenda qu'en Llión, nel País Llïonés tenemos una guapa llingua que faz parte la cultura universal y que tenemos el dreichu y la obligación de caltenela, espardila y tresmitila a los nuesos fiyos y nnetos.


viernes, enero 04, 2019

La Vieya'l Monte

Dientru la mitoloxía popular llïonesa, una las figuras que, cun desemeyadas ocupaciones, esiste, ye la de “la Vieya” ou “la Guela”, figura emparentada cun outras similares de desemeyadas tradiciones urupeyas, las “fadas” bonas que protexen a los nennos y yes unvían piquennos regalos ensín qu'éstos puedan gueyalas.

Nel casu concretu las “Vieyas” ou “Guelas” llïonesas tan dedicadas a “masare'l pan” y a “filare”, anque tamién l'alcontramos subida nel Arcu la Vieya que ye, cumu se chama, en llingua llïonesa, al “Arco Iris”.

Peru deixemos la Filandeira que puede sere xoven ou vieya ou inclusu tare filandu nel cuernu la lluna, dependiendu de las lliendas y a la Vieya que “cabalga” l'Arcu la Vieya purque, nesta ocasión, vamos referinos a la Vieya'l Monte.

Ye una tradición recoyida pur tola Montanna Llïonesa. La Vieya vive en desemeyadas cuevas de la montanna nas que masa un pan riquísimu que lluéu faz chegare a los nennos, al trabiés los sous pais, tíos y/ou guelos.

Cuandu los adultos van trabayare al monte ou a la mina, nel sou camín de vuelta'l llar, alcuentran la Vieya que yes entruga pulos rapaces qu'hai na ca y yes da bollos, riscannos de pan, dalgún cachu chorizu ou tortiella, dalguna fruta... pa que los lleven a los sous fiyos, sobrinos ou nnetos qu'asperan cun ilusión los regalos de la Vieya.

Dalgunos quieren llimitare l'apaición de la Vieya a la primaveira, branu y seruenda purque ye “cuandu se trabaya nel monte” peru, ensín dulbia dala, la Vieya podía apaecere tol annu purque, na mina, se trabayaba tamién n'hibiernu.

D'outru xeitu, esta llienda nun esistía sólu na montanna purque na tierra chana, onde nun había cuevas de montanna nas que viviera la Vieya, los rapaces tamién recibían de los sous mayores los mesmos piquennos regalos peru nesas comarcas, en vuelta de chamalu “Pan de la Vieya” de lu que se falaba yera del “Pan de Paxarines”, del “Pan de Lliebre” y del “Pan de Raposa”, anque nestos casos nun se yes desplicaba qu'esos animales tuvieran masáu dichu pan.

Ésta ye la tradición de la Vieya'l Monte y asina la tenemos desplicada tantu na radiu cumu na televisión los dous cabeiros annos cumu fácilmente puede comprebase na grabación del programa “León en la Onda” de Onda Cero, del pasáu Avientu y 20, a partire'l minutu 0:39:10:



Y tamién tenemos dichu qu'esta figura mítica, na autualidá, taba práuticamente esqueicida purque la despoblación galopante que sufre la nuesa tierra faz qu'esgraciadamente, ya nun tengamos adultos que vayan trabayare al monte ou a las minas que tán pechadas y, cuasi, yá nun hai nennos nos pueblos pa sentire las hestorias la Vieya.

Cun esta rialidá, podemos entruganos ¿ónde tán agora los nennos? Nas ciudaes. ¿Cuándu tienen tiempo p'adeprendere las nuesas lliendas y tradiciones? En vacancias. ¿Qué queremos esqueicere las nuesas tradiciones o preferimos adautarlas al sieglu XXI?¿Sigimos viviendu en casas de teitu ou llousa y cocinando nel llar y vamos llavare al rio pa que nun se “desvirtúe” el mundu rural?

Y agora la entruga'l millón ¿dendi cuándu Papá Noel y l'árbol de Nadal facen parte las nuesas tradiciones? Y, sobru tou ¿daquien creye qu'esas duas tradiciones extranxeiras remanecen imutables dende que xurdienun? ¿Daquien creye que Santa Claus, Sinterklaas, Papá Noel truxun siempres regalos fabulosos? Purque'l San Nicolás xermanu lu que llevaba a los rapaces yeran mandarinas y frutos secos. Mueitu más cerca del “Pan de la Vieya” que de los espeutaculares regalos de guei día.

Pulu que cinca'l sou nome, lu correutu en castiellán ye “Vieja del Monte” y en llïonés “Vieya'l Monte” purque pul hábitu llïonés de “xantanos” las preposiciones (que tamién caltenemos mueitas vueltas falandu en castiellán), la preposición “de” esapaz y l'artículu “el” apostrofa cuna pallabra precedente “Vieya” que fina en vocal pulu que lu de “Vieja el monte” nun deixa de ser un “amecíu” de llïonés y castiellán que nun ye correutu en denguna de dambas llinguas.

Cun tou respetu preparamos dous annos sigíos una Cabalgata na que la Vieya reparte carambelos y lleva pan na sua carroza, pan al que, xuntu cun chiculate feichu, convidamos a los asistentes a la fin la Cabalgata pa que se calienten na cruda tarde-nueite d'Avientu y desplicamos la hestoria la Vieya a tol que quiera sentinos.

Recuperamos una tradición llïonesa que taba práuticamente esqueicida y sigimos trabayandu pur caltenela y ampliare la conocencia la misma purque, ente outras mueitas cousas, la ilusión nos gueyos los más piquennos nos compensa los sinsabores que nos causan dalgunos mayores.

Sólu queda annedire que las tradiciones ya'l sou desendolque son cousa'l pueblu, de tol pueblu, non d'unos poucos que, sigún paez, se creyen los sous duennos.


*
*     *

La Vieya'l Monte

Dentro de la mitología popular leonesa, una de las figuras que, con distintas ocupaciones se repite es la de “la Vieya” o “la Guela”, figura emparentada con otras similares de diferentes tradiciones europeas, las “hadas” buenas que protegen a los niños y les envían pequeños regalos sin que éstos puedan verlos.


En el caso concreto de las “Vieyas” o “Guelas” leonesas las tenemos dedicadas a “masare'l pan” y a “filare”, si bien también la encontramos subida en el Arco Iris que, en lengua leonesa, se llama “L'Arcu la Vieya”.

Pero dejemos a la Filandeira que puede ser joven o vieja o incluso estar hilando en el cuerno de la luna, dependiendo de las leyendas y a la Vieja que “cabalga” el Arco Iris porque, en esta ocasión, nos vamos a referir a la Vieya'l Monte.

Se trata de una tradición recogida por toda la Montaña Leonesa. La Vieya vive en diferentes cuevas de la montaña en las que amasa un pan delicioso que luego hace llegar a los niños, a través de sus padres, tíos y/o abuelos.

Cuando los adultos van al monte o a la mina a trabajar, en su camino de vuelta al hogar, se encuentran con la Vieya quien les pregunta por los rapaces que hay en casa y les entrega bollos, riscaños de pan, algún trozo de chorizo o tortilla, alguna fruta... para que se las lleven a los hijos, sobrinos o nietos que esperan con ilusión los regalos de la Vieya.

Se ha querido limitar la aparición de la Vieya a la primavera, verano y otoño porque son las épocas en que se trabaja en el monte, pero es indudable que la Vieya podía aparecer todo el año porque, indudablemente, en la mina se trabajaba también en invierno.

Por otra parte, esta leyenda no se limitaba a la montaña dado que en la tierra llana, donde no había cuevas de montaña en las que pudiera vivir la Vieya, los rapaces también recibían de sus mayores los mismos pequeños regalos pero en esas comarcas, en lugar de llamarlo “Pan de la Vieya” de lo que se hablaba era del “Pan de Pajarines o Paxarines”, del “Pan de Liebre” y del “Pan de Raposa”, aunque en estos casos no se les explicaba que dichos animales hubieran amasado dicho pan.

Ésta es la tradición de la Vieya'l Monte y así la hemos explicado tanto en radio como en televisión los dos últimos años como fácilmente se puede comprobar en la grabación del programa León en la Onda de Onda Cero, del pasado 20 de diciembre, a partir del minuto 0:39:10:


Y también hemos dicho que dicha figura mítica, en la actualidad, estaba prácticamente olvidada porque la despoblación galopante que aqueja a nuestra tierra hace que, desgraciadamente, ya no haya adultos que vayan a trabajar al monte o a las minas que están cerradas y, casi, ya no quedan niños en los pueblos oír las historias de la Vieya.

Ante esta situación, podemos preguntarnos ¿dónde están ahora los niños? En las ciudades. ¿Cuándo tienen tiempo para aprender nuestras leyendas y tradiciones? En vacaciones. ¿Qué queremos que nuestras tradiciones se pierdan o preferimos adaptarlas al siglo XXI? ¿Seguimos viviendo en casas de “teitu” o “llousa” y cocinando en el llar y vamos a lavar al rio para que no se “desvirtúe” el mundo rural?

Y ahora la pregunta del millón ¿desde cuándo Papá Noel y el árbol de Navidad forman parte de nuestras tradiciones? Y, sobre todo ¿alguien cree que esas dos tradiciones extranjeras han permanecido inalterables desde que nacieron? ¿Alguien cree que Santa Claus, Sinterklaas, Papá Noel trajeron siempre regalos fabulosos? Porque el San Nicolás alemán lo que llevaba a los críos eran mandarinas y frutos secos. Mucho más cerca del “Pan de la Vieya” que de los espectaculares regalos de hoy día.

En cuanto se refiere a su nombre, lo correcto en castellano es “Vieja del Monte” y en leonés “Vieya'l Monte” porque debido a la costumbre leonesa de “comernos” las preposiciones (que incluso mantenemos muchas veces hablando en castellano), la preposición “de” desaparece y el artículo “el” apostrofa con la palabra precedente “Vieya” que acaba en vocal por lo que lo de “Vieja el monte” no deja de ser un “amecido” de leonés y castellano que no es correcto en ninguna de ambas lenguas.

Con todo respeto hemos preparado dos años consecutivos una Cabalgata en la que la Vieya reparte caramelos y lleva pan en su carroza, pan al que, junto con chocolate hecho, convidamos a los asistentes al final de la Cabalgata para que se calienten en la cruda tarde-noche de diciembre y explicamos la historia de la Vieya a todo el que quiera escucharnos.

Hemos recuperado una tradición leonesa que estaba prácticamente olvidada y seguimos trabajando por conservarla y ampliar el conocimiento de la misma porque, entre otras muchas cosas, la ilusión en los ojos de los más pequeños nos compensa de los sinsabores que nos producen algunos mayores.

Sólo me queda añadir que las tradiciones y su evolución son tarea del pueblo, de todo el pueblo, no de unos pocos que, al parecer, se creen propietarios de las mismas.


domingo, noviembre 18, 2018

L'esvotu de Pedro González Xabares de Villazé - Museyu Enugráficu de Llión

Ayeri, sábadu, Noviembre y 17, a las 17,30 houras, la Xana apresentóu nel Museyu Enugráficu Provincial de Llión "La Pieza'l Mes", qu'esta vuelta taba dedicada a un esvotu que, procedente de la ermita'l Santísimu Cristu de Villazé, s'alcuentra na seición de Relixosidá Popular del citáu Museyu.

Partiendu d'esta pieza (de la que'l Museyu desconnecía la hestoria) y cuna conocencia tresmitía na familia sobru la hestoria de Pedro González y la hestoria'l sou millagru, pudimos refacere dalgunos feichos la sua vida y miyorare la conocencia una parte la hestoria'l pueblu de Villazé durante "la francesada", cumu siempres se chamóu la Gerra la Indendependencia nos nuesos pueblos.



Quieru agradecere'l sofitu de Javier Lagartos (teunicu superior y direutor en funciones del Museyu), Deli (gía del MEPL) ya'l restu presonal y sobru tou la presencia de tolos asistentes asina cumu las semeyas de los mieos collacios Ana Belén Blanco y Alfredo Escalada.











La nueva nos meyos:

http://etnoleon.blogspot.com/2018/11/pieza-del-mes-de-noviembre-el-exvoto-de.html

https://www.leonoticias.com/culturas/exposiciones/pieza-museo-etnografico-20181116145702-nt.html

https://www.ileon.com/cultura/091667/el-exvoto-de-pedro-gonzalez-de-villace-en-el-museo-etnografico-provincial-de-leon

http://www.diariodeleon.es/noticias/provincia/exvoto-pedro-pieza-mes-museo-etnografico_1293053.html

sábado, noviembre 10, 2018

Por nuestro futuro... No todo vale

Llevo varios días recibiendo diversos correos y mensajes sobre la manifestación que preparan los sindicatos UGT y CCOO en la ciudad de León “por el futuro DE LA PROVINCIA” y, sinceramente, no puedo salir de mi asombro cuando leo argumentos tan peregrinos como que “coinciden con parte de nuestro ideario” ya que, al menos en “mi ideario” si hay algo que no entra es la división del País Leonés (región o reino, como más le preste a cada quien).

Los sindicatos en cuestión, llevan 35 años formando parte, con entusiasmo digno de mejor causa, del aparato del estado (central y/o autonómico) que ha contribuido a la desastrosa situación que arrastramos las tres provincias leonesas, llegando hasta al ridículo de hacer campaña, en las últimas elecciones europeas que, no olvidemos, tienen circunscripción única (esto es hay una sola lista electoral para toda España) con el ridículo eslogan de “Castilla y León” por lo que yo me pregunto ¿De verdad se han “convertido” al leonesismo o, simplemente, a seis meses de las próximas elecciones municipales, autonómicas y europeas (vaya usted a saber si también generales) de lo que se trata es de “pescar” votos en el caladero leonesista para vendernos, una vez más, el día 27 de mayo en cuanto sea oficial el recuento de las urnas? Y que nadie me diga que los sindicatos no se presentan a las elecciones porque, no lo olvidemos, los dos sindicatos que nos ocupan nos han demostrado hasta la saciedad que son correas de transmisión del PSOE y de IU que no sólo se presentan sino que tienen mucha necesidad de aumentar sus votos. Y no creo que necesite recordar a nadie que el PSOE, históricamente, siempre ha aumentado sus votos a costa de que los perdiera el leonesismo.

Por cierto, no recuerdo ninguna encendida protesta sindical cuando el gobierno central y el autonómico ni siquiera se plantearon la creación de una NUTs 2 que hubiera permitido que las tres provincias de León, Zamora y Salamanca recibieran en un período de 5 años entre 800 y 1.000 millones de euros para conseguir su convergencia europea. Semejante dejación de funciones por parte de ambos gobiernos y de los partidos (PSOE y PP) que apoyaban a uno y a otro sólo se debió a la circunstancia de que, para recibir y controlar dichos fondos, había que crear una figura que los gestionara y se cerciorara de que los mismos llegaban a las tres provincias leonesas, es decir “sin perderse” en los pasillos de la Cortes y acabar en el “furacu prietu”.

Y no me sirve que me vengan diciendo que los actuales secretarios generales no lo eran hasta ahora, ni que sus directivas respectivas “les han pedido la dimisión por leonesistas”. Hasta hace 10 minutos, los actuales “jefes sindicales” de la provincia de León eran militantes de sus sindicatos y nunca les vimos llevar la contraria, de frente y por derecho, a sus directivas del momento. En cuanto a la “dimisión pedida”... llamadme mal pensada pero yo diría que todo es una orquestación, perfectamente calculada, para darles un “pedigree” que no tienen porque si las ejecutivas autonómicas están de verdad, tan en desacuerdo con los directivos leoneses, no se molestan en pedirles la dimisión sino que los cesan sin más y ¡¡¡aquí paz y después gloria”.

Hace muuuuuuuuuuuuchos años, las monjinas me enseñaron aquello de “Por sus obras los conoceréis” y yo, en este caso, creo que lo que debemos tener claro es que “por sus resultados los conoceréis”.

Una manifestación, convocada por quienes llevan 35 años siendo parte del problema y que va a contribuir a ahondar la separación entre la ciudadanía leonesa sólo beneficia a la Yunta que padecemos pero cada uno es muy dueño de ahorcarse con el tipo de cuerda que más le preste. Yo, mientras tanto, además de tratar de mantener mi cuello a salvo, seguiré peleando por la cultura leonesa en el País Leonés TRIprovincial.

Tenemos futuro, tenemos que pelear por él, pero en esta lucha, ni todo vale, ni merece la pena perder el tiempo con “compañeros de lucha” que hasta hace 10 minutos estaban en la trinchera de enfrente y que, dentro de un cuarto de hora, van a volver a sus orígenes.


PUXA’L PAÍS LLÏONÉS LLIBRE!!!