lunes, junio 27, 2016

Brexit, ¿quien y cómo se decide?

Han pasado tres días desde que se ‘celebró’ el referendum sobre la permanencia o salida de Gran Bretaña de la Unión Europea y todos sabemos ya que triunfó el Brexit por una diferencia de 51,9% a favor y 48,1% en contra, resultado que parece haber sorprendido a los propios votantes ya que inmediatamente empezaron a pedir firmas para conseguir una reedición de dicho referendum. Esta actitud no deja de tener su aquel porque, no me queda muy claro si quienes votaron la salida creían que todos sus vecinos iban a votar por la permanencia o si lo que pasa es que algunos pretenden repetir el referendum hasta conseguir los resultados deseados.

Pero, volviendo a nuestro país, llama mucho la atención que nada más conocer el resultado del referendum, salieran algunas voces preguntándose si era suficiente una diferencia del 4% entre el sí y el no para tomar una decisión de esa trascendencia.

¿Qué espíritu democrático alumbra a quienes, tras un resultado indeseado, es decir “a toro pasado” se preguntan si un resultado superior al 50% es suficiente? Para mí, al menos, está muy claro que, a menos que se hubieran pactado anticipadamente unas condiciones diferentes para el referendum, el resultado es claro y suficiente, además de que llevando al extremo la casi igualdad en los resultados, un 50,1% siempre ganaría a un 49,9%.

Pero lo que me dejó atónita fue oir a Felipe González criticando el hecho de que eran los mayores de 50 años los que habían votado a favor de la salida en contra de los jóvenes que mayoritariamente apoyaban la permanencia, y criticando que “los viejos” hubieran decidido el futuro de “los jóvenes”.

Causa auténtica vergüenza ver en lo que se ha convertido quien fue durante casi 14 años presidente del gobierno de España. ¿No decía que los ex-presidentes eran como jarrones chinos? Pues que haga como los jarrones, que se quede callado porque ya sólo le falta propugnar que nos nieguen el voto a los mayores de 50 ó 60 años “para que no decidamos el futuro de los jóvenes”.

¿Cual es la calidad democrática de quienes hacen todos estos comentarios? ¿Estamos seguros de que se harían todas estas preguntas si, con los mismos porcentajes, el resultado hubiera sido el contrario? Pues para hallar la respuesta a esta pregunta no es necesario especular ya que nos basta con fijarnos en otro referendum británico, el celebrado el 18 de septiembre de 2014, hace menos de dos años, para la independencia de Escocia.

En dicho referendum la diferencia fue al final de 11 puntos entre una y otra opción (55,3% frente al 44,7%) y la opción independentista, mayoritariamente votada por los jóvenes, fue derrotada por el voto de “los viejos”, sin que se pusiera en duda ni la validez de la consulta, ni el hecho de que “los viejos” decidieran el futuro de “los jóvenes”, en contra de las ideas y deseos de éstos.

¿No os parece “rara, rara” esa curiosa preocupación selectiva?

Bueno pero volvamos al quid de la cuestión, el Brexit y la preocupación que parece embargar a muchos españoles por los problemas que dicha salida pueda traernos. Personalmente creo que, para estar como estaba, es mucho mejor que Gran Bretaña no esté porque la mayoría de la gente no es consciente es que los británicos no estaban en el euro, no estaban en el espacio Schengen, siempre ponían palos en las ruedas en los intentos de avanzar hacia la unión política y eran beneficiarios del, "semioculto" para casi toda la sociedad, "cheque británico" por el que recibían de vuelta una buena cantidad de sus aportaciones.

Es cierto que venían muchos ingleses, pero tampoco era oro todo lo que relucía, una gran parte de ellos venían con paquetes pagados en origen, low-cost todo incluido y aparte de eso gastaban menos que "un ruso en catecismo", por no hablar de hooligans y aficionados a hacer “balconing” cuando estaban pasados de alcohol.

Por otra parte, cierto es que también hay una gran cantidad de jubilados que vivían aquí porque les resultaba más barato que vivir en Gran Bretaña y aquí gastaban sus pensiones pero, no lo olvidemos, aquí disfrutaban también de nuestra sanidad gratis total. Y podéis estar seguros de que conocen al dedillo sus derechos sanitarios, dado que en el propio Reino Unido reparten información al respecto a los jubilados sobre cómo operarse en España, gratis total, en la sanidad pública.

Lo que está claro es que el mundo, tal y como lo conocemos, es muy posible que tenga los días contados, dadas las diferencias en los resultados entre Escocia e Irlanda por un lado y Gales e Inglaterra por otro.

No deja de ser totalmente surrealista que el gobierno británico ganara el referendum independentista de Escocia metiendo el miedo en el cuerpo a los escoceses con la amenaza de que si Escocia se independizaba, automáticamente quedaba fuera de la Unión Europea, (cosa cierta según la legislación comunitaria) y que un año después sea, precisamente, esa permanencia en Gran Bretaña la que les vaya a sacar de dicha Unión.

En cuanto a Irlanda del norte, fueron los primeros en pedir un referendum para la reunificación de Irlanda y, por lo que he leído estos días, parece que en Dublín están recibiendo una avalancha de solicitudes de nacionalidad por parte de británicos con ascendencia irlandesa. Así que parece que el camino para la reunificación irlandesa pasaba por la Unión Europea y su salida de la misma.

Esperemos que la UE siga firme en sus primeras declaraciones, una pequeña muestra de las cuales podéis ver en el enlace siguiente:

http://internacional.elpais.com/int...

No hay comentarios: