martes, agosto 02, 2016

Pero esto... ¿va en serio?

Leo atónita un artículo titulado “Viva Valladolid”, publicado por su autor, Daniel Ortiz, en el siguiente enlace http://www.ortizguerrero.com/pagina...

Honestamente no sé si es ironía o el autor, pese a lo imposible que pueda parecer, cree realmente todo cuanto dice.

Lo que es indudablemente patética es esa obsesión absurda en confundir centralismo y céntrico, tratando de justificar aquél, con éste.

“Centralismo”, como cualquiera medianamente avisado sabe, por el sencillo procedimiento de mirar cualquier mapa, no proviene de céntrico sino de centralización y nadie puede negar que son, precisamente, los países más desarrollados aquellos que tienen sus capitales menos céntricas. Y si alguien tiene alguna duda no tiene más que mirar lo “céntricas” que se encuentran París, Londres, Berlín, Moscú, Washington o Tokyo.

Por otra parte, negar la evidencia de que esta comunidad, dirigida desde Valladolid, por una Junta gobernada por el PSOE (dos años) y por el PP (31 años), es la más insolidaria de España, y posiblemente de Europa, es no querer enterarse de las estadísticas de un organismo, tan peligrosamente “leonesista” como EUROSTAT, la Oficina Europea de Estadística de la Comisión Europea.

Cuando, en una supuesta comunidad, las diferencias de renta per cápita entre provincias como Valladolid y Burgos por un lado y Zamora por otro, son de 39 puntos porcentuales no estamos en una comunidad sino que padecemos un régimen colonial.

La Nodicia de Kesos, datada en 959 y procedente del Monasterio de Rozuela, a unos 17 kms. de la ciudad de León, no es el antecedente de “la lengua que hoy hablamos millones de personas” sino el de una lengua olvidada y minorizada que el Sr. Ortiz parece negar y que no es otra que el leonés, dialecto, al igual que aragonés, castellano, gallego, catalán, francés, portugués, rumano o italiano, del LATÍN, no de un hipotético español.

Por cierto, le sugiero que busque la palabra “bacellare”, “bacillare” o “barcillar” en el DRAE, mucho me temo que le va a resultar pelín complicado encontrarla.

Y por último, lo que debiéramos hacer los leoneses de las tres provincias es EXIGIR nuestra propia autonomía y luego demostrar todo lo que somos capaces de hacer por nuestros propios medios, sin ninguna “ayuda” de Valladolid que en estos últimos 33 años siempre se ha traducido en más centralización (que todos sabemos a quien beneficia) porque muchos estamos hartos de oir a “bienmandados” llamarnos quejicas y provincianos por denunciar una situación injusta, caciquil e insolidaria.

Sin olvidar, por otra parte, que la excusa dada en muchísimas ocasiones por la Junta para abandonar nuestro patrimonio e infraestructuras es que “somos una comunidad muy grande” por lo que, si ése es el problema, la mejor solución es partir la comunidad y hacer dos más pequeñas.

¿Nos ponemos a ello?

No hay comentarios: