viernes, mayo 16, 2014

Si el ridículo matara...

Han pasado cuatro días desde que mataron a Isabel Carrasco. En este tiempo hemos oído multitud de comentarios, informaciones, dimes y diretes, muchos de ellos sin fundamento, muchos de ellos tratando de enredar, aún más, si es posible, la madeja de este crimen.

Para empezar, no estamos ante un "presunto" crimen como una periodista dijo, en un alarde de ignorancia supina. No voy a reseñar aquí todas las incongruencias que llevamos cuatro días escuchando sobre el caso, no es ése el motivo de esta nota pero si de algo no existe duda alguna de que la Presidente de la Diputación de León (harta de leer "presidenta" y de oir "miembra", cualquier día leeremos "cantanta" o "contabla") fue tiroteada, por lo que estamos ante un crimen, un homicidio cualificado, es decir un asesinato.

Personalmente opino que lo que vemos es solo la punta del iceberg de este asunto y tengo serias dudas de que nunca lleguemos a conocer el fondo de esta triste suceso pero lo que no cabe duda es que está sacando a la superficie los más bajos instintos y actitudes de mucha gente.

Vaya por delante que, si bien coincidimos en los mismos sitios en algunas ocasiones, nunca en mi vida crucé una palabra con Isabel Carrasco por lo que no puedo hablar de ella, ni bien, ni mal, por conocimiento directo, aunque como Presidente de la Diputación Leonesa, en muchas ocasiones seguí por los medios sus actuaciones. Dicho lo cual, ni me alegro, ni me entristezco, pero condeno su muerte violenta y la crueldad gratuita que conlleva. Pienso sobre todo lo que tiene que representar esa imagen para su hija, a la que tampoco conozco, pero creo que nadie debiera tener ese triste recuerdo de su madre.

Lo que me parece realmente vergonzoso es el intento de manipulación, desde ciertos sectores de (des)comunicación, que en los primeros momentos trataron de vincular a las autoras del crimen con sectores de la izquierda y/o con afectados de la hipoteca e indignados, cuando resulta que madre e hija son afiliadas al PP, el mismo partido de Isabel Carrasco. Me gustaría saber qué hubieran dicho los voceros de siempre si las "presuntas" asesinas hubieran sido afiliadas de cualquier otro partido.

Y me parece de juzgado de guardia que el gobierno pretenda "regular" las redes sociales por los comentarios de unos cuantos descerebrados. Si lo que se dice en las redes sociales es constitutivo de delito, que se denuncie y persiga y si no lo es, no hay por qué crear nuevas leyes que lo único que persiguen es atacar la libertad de expresión.

Y llegados a este punto, no deja de sorprenderme que no haya merecido ninguna declaración por parte de las autoridades competentes, un comentario en televisión según el cual había que pegar "cinco tiros en la boca" a un conocido lider sindical andaluz (a quien tampoco conozco, por cierto). Eso sí es apología del asesinato y del terrorismo. La mayoría de los comentarios en twiter, por lo que he oído, son simplemente una demostración de mal gusto.

Y también me resulta sonrojante escuchar las alabanzas hacia la difunta de muchos de los que hasta el lunes a las cinco de la tarde, la criticaban con saña en privado, entre otras cosas, porque no se atrevían a hacerlo en público.

Me parece de mal gusto, hablar mal de un difunto cuando su cuerpo está todavía caliente pero me parece tremendamente hipócrita "santificar" porque está muerto a quien, hasta diez minutos antes, se criticaba sin piedad.

Creo que en política, no debiera valer todo y aunque estemos en campaña, es carroñero tratar de aprovecharse de los muertos.

1 comentario:

Paco10 dijo...

Me parece una de las reflexiones más acertadas que he leído en estos días y sé que la rabia de algunos no nos dejan expresarnos como posiblemente deseamos, pero esperemos que el tiempo ponga a cada uno en su lugar y se aclare lo que haya que aclarar donde corresponda. Saludos