viernes, enero 13, 2017

Y vuelta la burra al trigo...

En el blog “De mi pueblo a tu casa” (el pueblo por lo que dicen en él es, como por casualidad, de Valladolid, concretamente Curiel de Duero) tienen la desfachatez de hablar del botillo bajo el siguiente título: Botillo cocido al estilo ¡¡¡castellano!!! (ni que decir tiene que las admiraciones son mías).

http://demipuebloatucasa.es/botillo...

No he podido evitarlo y he dejado el siguiente comentario:

“¿Estilo castellano? Sinceramente es lo que me faltaba por oir. En Castilla, sea Vieja o Nueva, ni conocen el botillo ya que se da, únicamente, en territorios del Antiguo Reino de León.

Se conoce por diversos nombres, botillo, llosco, chosco, tosco y botelo y se elaboran en El Bierzo, Omaña, La Cepeda, Tsaciana y la Ribera del Órbigo en la actual provincia de León, en La Carbayeda y Senabria en la actual provincia de Zamora, en la actualmente gallega Valdeorras y en la actualmente portuguesa Tierra de Miranda. Así mismo, con idénticos ingredientes pero embutidos en tripa normal y con el nombre de "chorizo de hueso", se elabora en la provincia de Salamanca.

Dicho lo cual, ninguna de las comarcas mencionadas tienen nada de castellanas, excepción hecha de que Castilla es la región vecina.

Por no mencionar que el cocido del que da la receta, con sus siete carnes se corresponde en sus ingredientes con el emblemático cocido maragato que tampoco es castellano, ¡¡¡ni de lejos!!!

Castellano lo de Castilla y LEONÉS lo de León!!!”

Os animo a todos a que dejéis comentarios (respetuosos y fundamentados pero contundentes) en el blog en cuestión.

En cualquier caso os invito a todos a reflexionar, mientras haya leoneses que, agachando la cerviz, pongan a sus productos la marca oprobiosa de “Tierra de Pavor” que según propia confesión lleva el amarillo de los campos de cereal “castellano” (como si no hubiera cereales en ningún otro sitio) y cuyas erres representan “los castillos de Castilla” ¿de verdad creemos que alguien va a diferenciar lo castellano de lo leonés? ¿Cuanto falta para que, tras la cecina “castellana” y el queso “castellano”, comercialicen el botillo “castellano” o el farinato “castellano”? Cuando ya no haya remedio y nuestros productos se vendan como castellanos ¿qué impedirá que los copien y comercialicen en Soria, Segovia, Ávila, Burgos, Palencia o Valladolid haciendo así una competencia desleal a nuestros productores?

No hay comentarios: