domingo, enero 08, 2012

Vientos del pueblo me llevan

Cumu esta ye la primeira entrada d'esti annu quieru entamare'l 2012 falandu de la Memoria Hestórica qu'escontrariamente a lu que mueita xenti creye nun fina na Gerra (in)Civil del 36 y quieru dedicala especialmente a tolos que falan y dicen que reivindican la Memoria Hestórica al tiempu qu'esqueicen que los llïoneses, çamoranos y salamanquinos fuimos, somos y sedremos siempres LLÏONESES, ensín d'outros "annedíos" que nun nos prestan un res.

Tenemos de tenere memoria y tenemos de conocere la hestoria de nuesu purque cumu diz la frax famousa "el pueblu que nun connoz la sua hestoria tá condenau a repetila" y nunca nun tá de más que digamos altu y nidiu que los llïoneses somos un pueblu esqueicíu y amenorgau pula "democracia", ente cominas, que naciera de la ditadura franquista. Y digu ente cominas purque nunca nun sedrá braeira democracia la que deixa ensín dreichos a una parte los ciudadanos cumu tán faciendu cunos llïoneses dende que tratan de camudanos ata'l nome.

Untavía naide nun desplicóu las "rezones d'estau" pulas que, dimpués l'aprobación la Costitución del 78, nos xunieron a deillas provincias castiellanuvieyas y pula mesma ocasión tratan de facenos esapaecere, chamándunos castiellanos en vuelta del nuesu braeiru nome de llïoneses, manipulandu la hestoria qu'adeprenden los nuesos fiyos y tratandu de criare una identidá que nunca nun esistiera.

Miguel Hernández (Origuela, Outubre y 30, 1910 – Alicante, Marzu y 28, 1942) nun yera un personax medieval, sinon un poeta del sieglu XX y siendu valencianu, camienta la Xana, nun sedría mui llïonesista d'aqueilla, peru tenía mui nidiu qu'una cousa yeran los castiellanos y outra mui desemeyada los llïoneses purque nin siquiera los noma sigíos, paez que lu mesmu que tol mundu ata van trenta annos, nunca nun sintiera falare de la "unión definitiva de 1230" que siempres tá na bouca los xunteiros pancastellaniegos y cuna que tratan de xustificare l'eunocidiu cultural a que tán sometiendu al pueblu llïones.

Cumu diz el poema "Los bueyes doblan la frente... los leones la levantan" y, enantias de deixavos cuna lletra'l poema, solu me queda entrugaivos si queremos sere llïones y sigire siendu llïoneses ou doblaremos la tiesta y sedremos bueis, mansos y capaos, solu bonos pa dir al matadeiru.

Vientos del pueblo me llevan,
vientos del pueblo me arrastran,
me esparcen el corazón
y me aventan la garganta.

Los bueyes doblan la frente,
impotentemente mansa,
delante de los castigos:
los leones la levantan
y al mismo tiempo castigan
con su clamorosa zarpa.


No soy de un pueblo de bueyes,
que soy de un pueblo que embargan
yacimientos de leones,
desfiladeros de águilas
y cordilleras de toros
con el orgullo en el asta.
Nunca medraron los bueyes
en los páramos de España.


¿Quién habló de echar un yugo
sobre el cuello de esta raza?
¿Quién ha puesto al huracán
jamás ni yugos ni trabas,
ni quién al rayo detuvo
prisionero en una jaula?

Asturianos de braveza,
vascos de piedra blindada,
valencianos de alegría
y castellanos de alma,
labrados como la tierra
y airosos como las alas;
andaluces de relámpagos,
nacidos entre guitarras
y forjados en los yunques
torrenciales de las lágrimas;
extremeños de centeno,
gallegos de lluvia y calma,
catalanes de firmeza,
aragoneses de casta,
murcianos de dinamita
frutalmente propagada,
leoneses, navarros, dueños
del hambre, el sudor y el hacha,
reyes de la minería,
señores de la labranza,
hombres que entre las raíces,
como raíces gallardas,

vais de la vida a la muerte,
vais de la nada a la nada:
yugos os quieren poner
gentes de la hierba mala,
yugos que habéis de dejar
rotos sobre sus espaldas.


Crepúsculo de los bueyes
está despuntando el alba.

Los bueyes mueren vestidos
de humildad y olor de cuadra;
las águilas, los leones
y los toros de arrogancia,
y detrás de ellos, el cielo
ni se enturbia ni se acaba.

La agonía de los bueyes
tiene pequeña la cara,
la del animal varón
toda la creación agranda.

Si me muero, que me muera
con la cabeza muy alta.
Muerto y veinte veces muerto,
la boca contra la grama,
tendré apretados los dientes
y decidida la barba.

Cantando espero a la muerte,
que hay ruiseñores que cantan
encima de los fusiles
y en medio de las batallas.


Miguel Hernández

No hay comentarios: