viernes, marzo 18, 2011

Habanera triste: Marzu y 13, Zaragoza pulos Ríos Vivos

El pasáu domingu, Marzu y 13 y pa cellebrare que Marzu y 14 ye'l Día Mundial escontra las Grandes Presas y pulos Ríos Vivos, unos cuantos collacios de Coagret xuntorunse nas oriellas l'Ebru en Zaragoza pa cantare pulos Ríos Vivos y el collaciu Claudio Picó fizu un piquennu vídiu cun una las mías canciones preferidas, l'Habanera Triste, que cuasi siempres fáceme chorare.

El testu qu'apaez na presentación del vídiu ye'l darreu:

"Para que nuestros rios, lleven esos caudales de hace años, poder disfrutar de ellos poder convivir y ser uno más con nosotros. Disfrutar de sus aguas puras y cristalinas, de sus plantas autoctonas, de sus orillas, de sus meandros, de sus truchas, de sus madrillas, de sus barbos, en definitiva de su naturaleza, de la nuestra, si somos capaces de recuperarla y conservarla.
yo_claudivs"


Cumu podedes gueyare, esos deseyos son nidiamente los mesmos que podemos tenere los llïoneses pa las nuesas auguas esplotadas pur foriatos cul peregrinu pretestu de que l'augua ye de to@s. Paez que pa eillos ye de to@s esceutu de los que nacieron xunta eilla.

Peru ensin más arrodéos vos deixu'l vídiu y la lletra pur si queredes cantala cunos collacios mannicos al son del curdión de Charu (que ye una artista):



Mi casa era un barco velero
cada vez que madre hacia la colada,
con velas de sabanas blancas
tendidas a los vientos de estas montañas.

Un barco de piedra en el valle,
anclado hace siglos a orillas del Ara,
frente a la isla de La Velilla
y entre las costas de Fiscal y Boltaña.

Quien me iba a decir a mí
que soñaba con el mar,
que en un maldito pantano, ayayay
mi casa iba a naufragar.

A Jánovas digo adiós,
a La Velilla y Lacort;
adiós, barquitos hundidos, adiós;
mi pobre país, adiós.

Y aunque han pasado muchos años
no podré olvidar nunca aquella mañana
en que descubrí que no sólo en los cuentos
siguen existiendo piratas.

Cuando al abordaje tomaron
el pueblo y tuvimos que marchar de casa,
y al ver las lagrimas de madre
a pique se me fue de golpe la infancia.

Quien me iba a decir a mi
que soñaba con el mar,
que en un maldito pantano, ayayay
mi casa iba a naufragar.

A Jánovas digo adiós,
a La Velilla y Lacort;
adiós, barquitos hundidos, adiós;
mi pobre país, adiós.

Fuegos fatuos entre las ruinas,
restos de naufragio en una triste playa:
aún hay noches en que navega
por mis pesadillas un buque fantasma.

Y siempre que surca mi alcoba
despierto empapado de sudor y rabia,
pues sé que ha venido a anunciarme
que en mi pueblo muerto ha caído otra casa.

Quien me iba a decir a mi
que soñaba con el mar,
que en un maldito pantano, ayayay
mi casa iba a naufragar

A Jánovas digo adiós,
a La Velilla y Lacort
adiós, barquitos hundidos, adiós;
mi pobre país, adiós...
mi pobre país, adiós...
mi pobre país, adiós.................

1 comentario:

yo_claudivs dijo...

Muchas gracias por todo.

Yo tuve la gran suerte de criarme y convivir con el río Aragón, cosa que todavía lo sigo haciendo ahora a su paso por Marcilla (Navarra), estoy enamorado de él, de su fuerza, de sus aguas, me pongo junto a la orilla y le oigo hablar y me trae los recuerdos de mi niñez, de cuando me bañaba como Dios me trajo al mundo y me sentía libre, porque él era libre entonces, ahora es preso, preso de las fabricas, preso de las maquinas que lo quieren limpiar, limpiar de que, lo que quieren es encauzarlo por donde ellos quieren, pero mi río, mejor dicho nuestro río, mejor el río no es de nadie pues tiene su personalidad, siempre vuelve a su cauce natural, por lo que sigo en la orilla sospechando de que nuestros ríos son inteligentes mucho más que nosotros y a la larga nos ganaran a las barbaridades que muchos les están haciendo.

Quiero a mi río, por lo que es igual decir que quiero a todas las gentes que aman a sus hermanos es decir al resto de los ríos.

yo_claudivs