miércoles, marzo 30, 2011

Cajas de Ahorros: Crisis y expolio (1ª entrega)

Van más de dous annos que la Xana unvióu un artículu, en dúas partes, cul títulu: "El interés más desinteresado", a los medios de comunicación, sobru la situación las Caixas d'Aforros, cun especial incidencia al proyeutu de fusión, d'entoncias, de las Caixas d'esti enxendru de comunidá autónoma.

Esceutu dalgún diariu dixital y la seición d'UGT de Caixa Dueru, l'artículu nun fou espublizáu. Camientu que nun yera "políticamente correutu". Guei, dalgunos aspeutos contemplados nel artículu perdiorun autualidá peru "el sou espíritu" remanez intautu y ye precisu relleulu pa pescanciare la situación na que nos alcontramos.

Vou deixavos l'artículu cumu fou escritu (en dúas partes) y llueu vos deixaré outru nuevu feichu a la lluz los cabeiros acontecimientos. Asperu que vos presten y asperu los vuesos comentarios.


EL INTERÉS MÁS DESINTERESADO (I) (escrito el 26.11.2008)

Hace ya bastantes años que esta muletilla servía para cerrar un anuncio de las Cajas de Ahorros, con el que se quería resaltar su vertiente social, aludiendo a los Estatutos de dichas Entidades que, claramente, establecen que sus beneficios deben revertir a la sociedad en forma de obras sociales.

Las Cajas de Ahorros no tienen socios que se sienten en sus Consejos de Administración por lo que los mismos están formados por representantes de las administraciones, de los ahorradores y de los empleados pero son los primeros los que marcan las pautas a seguir al tener la mayoría en dichos Consejos y, como no podía ser de otra manera, los políticos tratan de llevar el agua a su molino en todo cuanto se refiere a unas entidades que mueven tan gran cantidad de recursos.

Desde hace unos 30 años, a las Cajas que, primitivamente estaban dirigidas a las familias y pequeños ahorradores, se les ha ido permitiendo realizar más y más operaciones dirigidas a pequeñas, medianas y grandes empresas y en estos momentos de crisis parece que la panacea para solucionar todos los males de la economía sea, al menos en algunas latitudes, la fusión de cajas para conseguir crear entidades más potentes y con más recursos.

Debo reconocer que la palabra “fusión” (no sé si será por aquello de la “fusión nuclear”) me produce cierto “estremezor” pero cuando empezamos a analizar las implicaciones de una hipotética fusión de Cajas en nuestro entorno inmediato, directamente, me echo a temblar.

Hace ya algún tiempo que la Junta de Castilla y León acaricia la idea de fusionar las Cajas de la Comunidad con el inconfesado (e inconfesable) propósito de ubicar la central de la Caja resultante en Valladolid, alegando para ello, como para tantas otras cosas, su situación “centrada” (geográficamente hablando) respecto a todas las provincias que forman esta inusual autonomía birregional. Por cierto no deja de ser curiosa esa “búsqueda del centro” cuando capitales de países tan importantes como Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia o Alemania no se ubican muy “en el centro” que digamos, lo que no les impide ser grandes potencias.

Abona la anterior sospecha el hecho de que solamente se dejara una oficina abierta del Banco de España en toda la Comunidad, la más extensa de España y mucho mayor que varios países europeos, mientras autonomías con mucha menor extensión como la Comunidad Valenciana o el País Vasco cuentan con dos sedes del Banco central.

Pero volvamos al proyecto de fusión en el que se perfilan dos grandes perjudicadas: León y Salamanca, sedes de las dos Cajas más potentes, ubicadas en dos provincias que se encuentran entre las que tienen mayores problemas de despoblación y menor renta per cápita no solo de la Comunidad sino de toda España y que, de llevarse a efecto, asistirán, más pronto que tarde, a un nuevo “trasvase” de puestos de trabajo a Valladolid (no menos de 1.000 puestos directos con buenas remuneraciones más los indirectos en cascada). Curiosa manera, una vez más, de remediar el desequilibrio interprovincial.

La proyectada fusión no consiguió “adhesiones inquebrantables” entre las directivas de las cajas implicadas, destacando la sonora negativa del presidente de la Caja de Ávila, del PP al igual que el Consejero Villanueva, adalid de la idea, encontrándonos también, en estas últimas fecha, con el rechazo de Burgos a la idea, ante el temor de que sea, una vez más, Valladolid la beneficiaria de este proyecto.

Sin embargo, la crisis mundial en que nos encontramos ha venido a dar a los políticos una aparente justificación, e insisto en lo de “aparente” porque se cuidan muy mucho de decir que las entidades a las que ha sido preciso rescatar en otros países eran monstruos por su tamaño, siendo, precisamente, dicho tamaño una de las causas de sus problemas.

No obstante, asistimos a la “Crónica de una fusión anunciada”, disfrazada últimamente de “superdirección general” para las seis cajas existentes en la autonomía, “nuevo modelo financiero” que, sinceramente, no se comprende muy bien.<

¿Cómo es posible que entidades que deben hacerse la competencia entre sí tengan una “superdirección” común? ¿En función de qué parámetros se tomarán las decisiones de abrir o cerrar oficinas y de establecerse o no en una determinada localidad o provincia, de llevar una u otra política de captación de clientes y qué intereses defenderá la “superdirección”? Es evidente que al encontrarnos con intereses contrapuestos será imposible apoyar a todos o ser imparcial por lo indudablemente volvemos al temor inicial ¿A quien se quiere beneficiar con esta fusión, a los ciudadanos de toda la Comunidad o a la ciudad más centralista de toda España? Y al propio tiempo ¿no tiene nada que decir ante esto el Tribunal de la Competencia?

Todo está inventado y si el verdadero interés de esta operación fuera económico tendríamos cumplida y veraz información de cuanto sucede en otras comunidades con la fusión de las Cajas. ¿Se animan a verlo en breve?

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Hay, sin embargo, una pequeña mentirijilla en todo esto: Caja España no es solo una caja de León, aunque su sede esté en dicha ciudad. Caja España se formó a partir de una caja palentina, otras dos pucelanas, otra leonesa (con una participación en una caja berciana y otra de Carrión de los Condes) y otra de Zamora.

Ya desde su origen Caja España es una fusión entre cajas de León y Zamora y de Castilla. Eso sí, fundacionalmente los mayores aportes fueron leoneses; pero con el desarrollo de su actividad comercial, sus participaciones fueron poco a poco pivotando hacia Valladolid. Como muestra, la participación en el Grupo de supermercados El Árbol. Hay más participaciones en empresas burgalesas, palentina o vallisoletanas que en empresas leoneses o zamoranas.

Que la sede esté en León está bien; pero que Caja España tiene una clara vocación castellanoleonesa más que leonesa es también cierto.

Y como no quiero ser una fantoche, aquí está una referencia de Caja España: http://www.cajaespana.es/corporativo/nwparticulares/nwinfocajaespana/general/empresasparticipadas/index.jsp

Consulte las participaciones donde se hacen. Donde invierte Caja España. Y compare con otras cajas como las vascas, gallegas, asturianas o castellanas, donde éstas invierten; y piense en la vocación "llïonesa" de Caja España.

Xana dijo...

No hay ninguna mentirijilla, Caja España fue una imposición de la Junta que obligó a Caja León a absorber a la Caja Palentina y a las pucelanas porque se encontraban al borde de la quiebra, disfrazando dicha absorción de fusión al tiempo que, con dicha operación mataba "dos pájaros de un tiro": Salvaban a las cajas que estaban en las últimas y quitaban el nombre "León" de la Caja resultante

Trataron de que fuera la Caja de "Castilla y León" (incluso en su nombre) pero ante las reticencias le pusieron "España" en el nombre.
Cualquier cosa con tal de eliminar "León".

El hecho de que haya más participaciones por parte de Caja España en empresas burgalesas, palentinas o pucelanas no es una demostración de que la Caja sea "castellanoleonesa" sino una demostración palpable más del trasvase de recursos de León a Castilla. Lo mismo que sucede con el trasvase de agua del Esla al Carrión y a través de éste al Pisuerga.

En cuanto al Grupo de Supermercados El Árbol, era leonés hasta que, a instancias de la Junta, fue deslocalizado y trasladado a Pucela, lo mismo que sucedió con Television de León que nació aquí y terminó siendo TV de Castilla y León.

Y por último no se pueden comparar las inversiones de CajaEspaña con las de otras cajas que tienen sus propios gobiernos autonómicos e invierten en su autonomía respectiva.

Los leoneses estamos padeciendo un régimen colonial y en esos casos, cualquiera sabe que se recauda en las colonias para invertir en el colonizador.

Anónimo dijo...

Gracias Xana, por colocar mi comentario, y responderlo.

Sin embargo creo que no fue asi: Un Gobierno Autonómico no tiene el suficiente poder para provocar una fusión entre, por un lado una caja solvente y una caja que está al borde de la quiebra. Ahora mismo es el Banco de España quien dirige las fusiones y en alguna autonomía sus gobiernos trabajan por fusionar sus cajas autonómicas (Galicia, Euskadi, Catalunya) pero siempre y cuando sean entidades solvente; nadie quiere una manzana podrida.

De otro lado, El Grupo El Arbol sí era vallisoletano; era Único creo que se llamaba, el que había por León, y era una empresa asturiana (o gallega) que la comprara El Arbol; si no estoy equivocado.

Xana dijo...

La comunidad autónoma que padecemos lleva 28 años haciendo cosas que, en teoría, no pueden hacerse desde propiciar aquella fusión a falsear la historia y manipular las mentes de nuestros hijos a través de la Fundación Villalar, ante la desidia y el silencio cómplice de los diversos gobiernos centrales así que no me digas que “no tienen suficiente poder”. Si un gobierno nacionalista cualquiera hubiese manipulado como lo hace la Junta, no se le hubiera consentido así que...

La cosa llega a ser tan sangrante como que quieren tener la gestión del Duero con manifiesto desprecio a la Constitución y solo el recurso del gobierno de Extremadura ha conseguido frenar el traspaso.

El Banco de España está dirigiendo las fusiones en este momento porque estamos en una situación de crisis que están aprovechando para cargarse una parte tan importante del sistema como son las Cajas de Ahorros a las que se exige más solvencia que a los Bancos y a las que se pretende convertir en Bancos eliminando de un plumazo la Obra Social ¿a quien beneficia ese plan? Desde luego no al pequeño ahorrador ni a los más desfavorecidos pero ¿qué importa eso a los políticos?

Anónimo dijo...

Ná, es un planteamiento erróneo (si me permites hacer la observación).

En España, si trazamos una linea de norte a sur, las Cajas más fuertes y solventes se encuentran al norte, en la Cornisa Cantábrica, y las más desastres de Madrid hacia abajo. Cuidado, es una generalización, hay casos y casos, pero en general.

Las Cajas más fuertes y solventes (que no las mayores) son Cajastur y BBK, y aunque se diga por ahí que por sus gobiernos autonómicos, la verdad es que no, no tiene que ver; precisamente consultando hemerotécas de años y años atrás se verá como precisamente en ese par de cajas hubo ciertos enfrentamientos con el gobierno autonómico pertinente. Y las Cajas en este caso ganaron.

Nuestros vecinos, las pobres gentes del norte mantuvieron sus cajas pequeñas, pero solventes; mientras que en el sur y levante los gobiernos (nacionalistas tambien, por supuesto) hicieron grandes negocios, muchas vecesrel relacionados con el ladrillo. Y sus cajas aumentaron sus activos...

Mientras nuestros amigos del norte miraban, mientras llovía, con sus caras tristes, como en el sur estaban de fiesta.

Pero llegó la crisis. Y Cajastur y BBK (que no crecieron tanto) tenían pequeños grandes negocios perfectamente solventes. Y la burbuja inmobiliaria estalló; y los activos de ciertas cajas del sur y levante se convirtieron en, una espiral de impagos y embargos que llevaron al desastre a ciertas cajas.

Y entonces el Banco de España premió a Asturianos y Bizkaitarras con un par de cajas, eso sí, pagando el resto de contribuyentes españoles con sus impuestos. Los fanfarrones (y flemáticos) asturianos engulleron a Caja Castilla-La Mancha -y sí, son fanfaorrenes dentro de sus sidrerías, pero dentro de sus negocios bancarios son gente seria, como los suizos). Los vascos sorprendían con una caja relativamente pequeña, para lo que es Bilbao, Bizaia y Euskal Herria; pero no tando; y aunque van de txapela tampoco son tontos: a ellos les tocó CajaSus (caja de los curas de Córdoba).

Asturianos y Bizkaitarras lideran sus fusiones con sus cajas seaneadas (incluso ya tienen saneadas sus negocietes, con su gestión y nuestros impuestos, claro). A ellos el Banco de España no les mete en marrones. Cajastur dijo no a la fusión con CAM, Caja Extremadura y Caja Cantabria. El gobierno asturiano se abstuvo, el cántabro (con Revilla a la cabeza) y el extremeño dijeron que lo que el consejo de CajAstur dijera.

En Euskadi otra vez es BBK la que negocia de tu a tu con el Banco de España y el resto de Cajas de Euskal Herria y ya dijeron no a una fusión con Caja Navarra y Vital Kutxa, aunque sí están de acuerdo con una fusión con Kutxa.

¿Ve? No creo que sea cuestión de gobierno autonómico. Personalmente creo que León debería de tener uno diferente de Castilla, pero son las Cajas (de España y Duero) las que están peor de la Comunidad Autónoma, aunque sean las mayores. En el contexto de Castilla y León es Caja de Burgos la que más se parece a las cajas del norte.

Y se trata de salvar el nombre, pero no la solvencia, entonces lo que expuse en mis tres mensajes que me ha publicado no tiene ningún sentido; pero es que hay cosas más importantes que salvar un nombre para que respeten a uno: por ejemplo hacer las cosas bien. En el norte lo saben, y por eso en todo el planeta conocen a vascos y asturianos

Xana dijo...

Vamos a ver, he dicho en más de una ocasión, en diversos foros, que hablar de “las cajas” es un planteamiento erróneo porque las hay con muchos y muy diversos grados de solvencia, pero nadie puede negar que los diversos gobiernos autonómicos han tratado de utilizarlas para su propio beneficio y dentro de esa utilización está el tema de las fusiones. Buena prueba de ello que el PSE se opuso a la fusión de BBK y Kutxa cuando el PNV estaba en el Gobierno Vasco y dos meses más tarde, cuando formaron gobierno con el apoyo del PP, una de las primeras declaraciones del lehendakari López fue para decir que “ya era el momento de hacer la fusión”.

Por cierto, decir que la BBK es una caja relativamente pequeña no deja de ser gracioso cuando desde hace más de 30 años primero la Caja de Ahorros Municipal de Bilbao y la Caja de Ahorros Vizcaina por separado y luego, tras su fusión la Bilbao Bizkaia Kutxa, han estado siempre entre las 12 primeras Cajas de todo el estado.

Y en ningún momento la BBK dijo no a la Vital sino que fue la Vital la que no quiso entrar en la fusión por la simple y buena razón de que en su consejo tenían más peso el PP y el PSOE que el PNV. Quedaron en “la carrera de la fusión” BBK y Kutxa pero en ésta última el PNV aunque mayoritario no dependía solo de sus votos como le pasaba en la BBK, por lo que la fusión fue abortada en la Asamblea de Kutxa.

Los problemas económicos les vinieron principalmente a las Cajas de Ahorros de los Consejos “democráticos” y de las Presidencias Ejecutivas. Cada uno puede “vestirlo” como quiera pero los gobiernos autonómicos han tenido mucho que ver en todo ello.

Y, sinceramente, pretender que las fusiones con Caja Castilla La Mancha y CajaSur son un regalo, es mucho pretender a priori.

Me consta que el Sr. Alkorta, director que fue de Kutxa y actual director de la CCM está haciendo una gestión muy seria pero los vicios pasados pesan mucho y que se sepa, hasta la fecha, nadie ha devuelto nada de lo que “desapareció”.

Y el tema es salvar la solvencia y no perder el nombre, una cosa no tiene por qué excluir la otra.

¿Sabe Ud. cual fue la razón que adujo el entonces aspirante y ahora lehendakari López para oponerse a la fusión de BBK y Kutxa? Que Kutxa iba a “perder su identidad”, cosa que tal y como estaba planteada la fusión era, como suele decirse, “falsa de toda falsedad” porque si hay algo que tienen muy claro tanto gipuzkoanos como bizkaínos es que son vascos.

Pero claro está, hay que defender las identidades que no están en peligro mientras se machaca al País Leonés y a los leoneses que seguimos estando orgullosos de serlo, llegándose a extremos tan ridículos como lo que dijo ayer Luis del Olmo: "...del Bierzo, bueno del Bierzo y de "toda la provincia de CastillaLeón".

Y por último, no me negará que es terriblemente sospechoso el empeño de la Junta en hablar de "la Caja de Castilla y León" cuando se refiere a CajaEspañaDuero y sin embargo no digan "esta boca es mía" sobre las Cajas de Burgos, Ávila y Segovia, por no mencionar el hecho de que si hablan de ellas son, sencillamente "castellanas".

La economía es importante, la identidad también y no tienen por qué ser excluyentes.

Anónimo dijo...

BBK es relativamente pequeña: Es una caja oriunda de Bizkaia, que es una provincia de algo más de 1.000.000 de habitantes, con gran tradición financiera e industrial. Es una provincia muy rica; y comparada con otras cajas mayores sí es relativamente pequeña. Bizkaia no es la provincia nº doce en número de personas, ni en PIB, ni en importancia financiera y económica, por eso dije.

Respecto a lo de Vital con BBK y Kutxa no, no es así exactamente tampoco: Caja Vital y Kutxa no querían fusionarse por el peso de la BBK, pero bueno, habrá que ver que sucede: http://www.elcorreo.com/alava/v/20110407/economia/tres-cajas-vascas-votaran-20110407.html

Estoy seguro que las va a ver juntas.

A Alkorta lo pusieron los asturianos; y como se ve, se les ve (a los asturianos) fuertes: http://www.lne.es/economia/2011/04/10/nuevo-banco-cajastur-sera-capitalizado-fusiones-virtuales/1058971.html

Caja Castilla- La Mancha ya es un negocio más, y bastante saneado. Y no se preocupe que los bizkaitarras harán lo mismo con CajaSur.

Pero volviendo a León y volviendo a Castilla, por lo que sea hoy en día, bueno, usted sabe como han sido los últimos veintipico años. Si de identidad de las cajas, y no de solvencia, liquidez o funcionamiento se trata, que cada uno lo ve como le gusta más, y es perfectamente respetable, pues no, no hay cajas leonesas. Las dos que hay o había son de origen leonés y castellano, castellano leonesas: Caja España no era sólo leonesas, aunque su mayor peso era leonés, sí, y su sede estaba en León. Ni Caja Duero sólamente salmantina; era charra y soriana. Y si unes una caja leonesa y castellana con otra caja leonesa y castellana, nos da una caja leonesa y castellana.

Para acaber, sólo me queda disculparme si lo que escribo le parece mal, pero sepa usted que yo de todo lo anterior no soy culpable, sólamente es lo que veo, y lo que creo que hay.

Xana dijo...

Por supuesto que no me enfado por lo que dice, simplemente le sugiero que revise sus fuentes porque están "un poco" equivocadas.

Cuando llamaron al Sr. Alkorta para que dirigiera Caja Castilla-La Mancha ésta acababa de ser intervenida y Caja Astur ni siquiera se había acercado por allí.

Lo de que Vital y Kutxa no querían la fusión es totalmente inexacto. Refiérase a los políticos alaveses que son los que descolgaron a la Vital de la fusión de las tres cajas vascas.

En cuanto a Kutxa es tan inexacto que no quisiera la fusión como que el protocolo de fusión (por cierto impecable desde cualquier punto de vista) con BBK estaba hecho y aprobado por el Presidente y el Consejo pero fue echado abajo en la Asamblea General por un voto (era el que faltaba para la necesaria mayoría cualificada).

Yo tampoco soy culpable de que los políticos hayan campado por sus respetos desde que entraron a participar en la gestión de las Cajas, ni de que en el caso de las Cajas Vascas no quisieran que fuera el PNV quien liderara dicha fusión.

Ese, y no otro, fue el verdadero motivo de que la fusión BBK/Kutxa no se llevase a efecto. Y no, Kutxa no tenía miedo al peso de BBK que se repartía 60/40.

En cuanto a lo de las cajas "castellanoleonesas" como Ud. las llama, si Ud. cree que Kutxa podía tener miedo al mayor peso de BBK ¿qué diríamos del peso de CajaLeón y CajaZamora, frente al peso, casi anecdótico de las Cajas de Valladolid y Palencia?

Las absorciones, y la creación de CajaEspaña por razones políticas fue una absorción encubierta, no suelen conceder gran importancia a la entidad absorbida y es la dominante la que sigue conservando su carácter regional o nacional. ¿O es que acaso cree que tras la fusión/absorción de CajaEspañaDuero por Unicaja alguien va a hablar de la caja "andaluzacastellanoleonesa"?

Precisamente por eso a Villanueva le gusta tan poco "perder el músculo financiero". Si las cajas se rigieran únicamente por criterios económicos ningún político tendría nada que decir.

Eso SI es "lo que hay" hace mucho tiempo en este engendro de autonomía que padecemos.

Anónimo dijo...

Fe de erratas: a Alkorta no le pusieron los asturianos, pero lo mantienen.

Un par de datos: La capital financiera de Euskadi es Bilbao; la de Asturias Xixón. En cuanto Gasteiz y Oviedo son las capitales políticas.

En Castilla y León la capital es Valladolid y Valladolid; y es una cosa induscutible. Pero es curioso como Euskadi y Asturias siendo más pequeños tienen su capital financiera tácita y su capital política claramente separadas.

En Castilla y León, repito, no se engañe, la sede de Caja Duero y Caja España estaba en León, pero León no es la capital financiera que es Bilbao (ni siquiera Xixón), ni además tiene el peso económico que tienen las ciudades antes citadas en sus autonomías; León tiene un peso mucho más pequeño en Castilla y León, porque Castilla y León es mayor que Asturias y Euskadi y además es la autonomía centralista por excelencia.

Teniendo claro esto, desde la Transición León, que sí era entonces una autonomía económicamente próspera, aunque aún más pequeña en población que Bizkaia y Asturias, pierde peso, por eso aunque Caja León fuera fuerte, y hoy su sede esté en León, la caja tiene un mayor número de inversiones en la ciudad más dinámica de la autonomía, y tambien origen de la Caja. Ni más ni menos.

León pierde peso porque hay que reconocer que sufrío una reconversión minera que en el caso de Euskadi (reconversión industrial) y de Asturias (Industrial y minera, y aún más fuerte), el autogobierno compartido partía de una autonomía muy extensa y más atrasada en infraestructuras que las dos anteriores, más pequeñas. Es decir, por ejemplo asfaltar las carretaras locales de la provincia de León supone a la Diputación provincial un gasto relativo mucho más alto que a las diputaciones vascas o al Principado de Asturias, sencillamente es así. Porque León no tiene un millon de personas y tiene más de el doble de extensión que Eukadi y Euskadi tienen cuatro veces la población de León.

Partiendo de esto, y de que León encaró peor su reconversión (por otro lado más débil que la vasca y asturiana, puesto que el peso de la minería e industria en Asturias era mayor y el de la industria en Euskadi) la capacidad de ahorro de León es más pequeña que la de Asturias y Euskadi, por lo que en teoría Caja España debería de ser más pequeña que la asturiana y la bizkaitarra.

Pero con la autonomía castellanoleonesa, Valladolid coge peso y crece posiblemente más fuerte que ninguna ciudad vasca y asturiana. Y ete aquí, que Caja España, siendo una caja originariamente leonesa tiene para ser leonesa un peso desproporcionado. Y luego ves la cartera de inversiones: la mayoría de las empresas participadas son pucelanas.

Luego Caja España tiene un peso y una vinculación histórica leonesa pero también castellana.

Pero efectivamente, la sede está en León. No la veo netamente y con vocación simplemente leonesa.

Xana dijo...

Efectivamente, en otras comunidades autónomas UNIregionales, la capital política y la capital económica NO coinciden, sin embargo en esta autonomía inventada y BIrregional (y por tanto hasta se podría considerar anticonstitucional) solo hay una ciudad que "de facto" (que no "de iure") ejerce como única capital.

Totalmente de acuerdo que eso rebaja el peso de León pero esa circunstancia lo único que hace es apoyar mi argumento de que son los gobiernos autonómicos (por lo menos el de este engendro) los que "cortan el bacalao" en el tema de las Cajas de Ahorros (y en otros muchos).

León, la región, no es más pequeña que Asturias puesto que tienen casi el mismo número de habitantes y, por supuesto, bastante más extensión.

En cuanto a las participaciones de la Caja en las empresas castellanas, están dentro de la lógica del gobierno de la Junta y de la deslocalización de empresas leonesas para su ubicación en Pucela.

Cada uno puede decir lo que desee pero es indudable que la política de la Junta no es indiferente en esas actuaciones.