domingo, octubre 31, 2010

100 Cabudannu de Miguel Hernández

N'Outubre y 30, 2010, ye dicire ayeri, fou'l primer centenariu la nacencia de Miguel Hernández, el poeta d'Origuela que morréu nuna cárcel franquista van 68 annos, ensin cumplire los 32, fou lu que se chama "presu de concencia" purque pulas súas idegas tuvu condenáu a muerte, condena que fou camudada pula de 30 annos. Las malas condiciones las cárceles franquistas fizun qu'esti camudamientu fuora cenciellamente una pena de muerte aplazada dos annos. (Condenáu en Marzu y 1940, morreu en Marzu y 1942).

Cunos versos de Miguel, eiquí deixu'l piquennu homenax de la Xana a esti poeta del pueblu. Pur casu, camientu si Miguel Hernández, amás d'un roxu, peligrosu pa la ditadura, sedría tamién un "furibundu llïonesista" pues paez qu'innoraba la esistencia d'esi "gran pueblu castiellanullïonés" nel que los llïoneses nun queremos desapaecer. ¿Pur quéi sedrá que Miguel fala nun sitiu de los castiellanos ya n'outru de los llïoneses? ¿Nun sabía qu'estu de "Castiella Y Llión" yera una "rïalidá hestórica que vien de la nueche los tiempos"?


Vientos del pueblo me llevan,
vientos del pueblo me arrastran,
me esparcen el corazón
y me aventan la garganta.

...

No soy un de pueblo de bueyes,
que soy de un pueblo que embargan
yacimientos de leones,
desfiladeros de águilas
y cordilleras de toros
con el orgullo en el asta.
Nunca medraron los bueyes
en los páramos de España.

...

Asturianos de braveza,
vascos de piedra blindada,
valencianos de alegría
y castellanos de alma,
labrados como la tierra
y airosos como las alas;
andaluces de relámpagos,
nacidos entre guitarras
y forjados en los yunques
torrenciales de las lágrimas;
extremeños de centeno,
gallegos de lluvia y calma,
catalanes de firmeza,
aragoneses de casta,
murcianos de dinamita
frutalmente propagada,
leoneses, navarros, dueños
del hambre, el sudor y el hacha,
reyes de la minería,
señores de la labranza,
hombres que entre las raíces,
como raíces gallardas,
vais de la vida a la muerte,
vais de la nada a la nada:
yugos os quieren poner
gentes de la hierba mala,
yugos que habéis de dejar
rotos sobre sus espaldas.

No hay comentarios: