sábado, febrero 06, 2010

Discursu nel Conceyu de Llión de l'Ágeda d'Honore

Cumu vos dixe ayeri, guei cellebramos na ciudá de Llión la festividá de Sant'Ágeda y esti anno fui nomada Ágeda d'Honore pulu qu'esta mañana tuve nel Salón de Plenos del Conceyu de Llión recibiendu la Banda qu'acredita'l miu nomamientu y tuvi de dicire unas palabras que vos deixu embaixu pa la vuesa conocencia.

¡Ah! cuasi olvidu dicivos que tamién robramos nel llibru l'Asociación. Ficimuslu'l Vicealcalde, l'Águeda Mayor y you. Peru you enantias de robrare deixéi un piquennin mensax:

En el año del 1100 Aniversario del Reino de León
Puxa'l País Llïonés


Ya ensin más, vos deixu el mieu "parlamentu". Asperu que vos preste:

Srs. Vice-Alcalde y Concejales de la Ciudad de León, Sra. Águeda Mayor, Junta Directiva y Socias de la Asociación Cultural Águedas de León, amig@s tod@s:

Os agradezco que nos estéis acompañando en este acto tan entrañable para mí y quiero agradecer, sobre todo, a la Junta Directiva de la Asociación Cultural Águedas de León que me hayan nombrado Águeda de Honor en este año de 2010, que tiene una especial significación puesto que es el año en el que celebramos el 1100 Aniversario del Reino de León por lo que, para mí, tiene un “valor añadido”.

Debo decir, y Ana, nuestra secretaria, es testigo, que cuando me llamó para comunicarme el nombramiento me dejó tan sorprendida que durante unos momentos fui incapaz de decir ni una palabra. Por supuesto, acepté encantada, en el bien entendido que éste es un reconocimiento no solo a mi defensa de León, en su sentido más amplio de Reino de León, y de lo leonés, sino también a todas aquellas mujeres que, a través de los tiempos, han mantenido viva la llama de nuestra cultura y nuestra identidad.

En este sentido debo hacer una mención especial a cuatro mujeres:

Dos de ellas ya no se encuentran entre nosotros pero tanto mi abuela Trinidad como mi tía María contribuyeron decisivamente a mi educación y de ellas aprendí la historia y costumbres leonesas que hoy nos quieren ocultar y ningunear.

Otras dos me acompañan en estos momentos, mi madre, que a sus 85 años sigue sintiendo el orgullo de ser leonesa sin otros añadidos y mi hija Patricia María que, gracias a Dios y a la Virgen del Camino, Patrona Coronada de la Región Leonesa, continúa la saga familiar, defendiendo nuestra lengua y nuestra cultura, en una palabra nuestra identidad.

Y tras esto, solo puedo animaros a todas, queridas Águedas, a seguir conservando y difundiendo nuestros trajes, joyería y bailes tradicionales y esta arraigada tradición de Santa Águeda ya que, no en vano, somos descendientes de aquellas mujeres astures que, en el decir de Estrabón, peleaban junto a sus hombres, siendo incluso más fieras que ellos, para defender la libertad de su pueblo y el futuro de sus hijos.

Aquellas antepasadas nuestras eran quienes elegían marido, que pasaba a formar parte del clan de su mujer, y eran las que transmitían la herencia a los hijos. Y eso sucedía todo el año, no un solo día.

Tampoco podemos olvidar que en los tiempos más gloriosos del Reino de León las viudas leonesas no tenían necesidad de ningún varón que las representara sino que tenían voz y voto en el Concejo para poder defender sus intereses y los de sus hijos. Esa situación, que puede parecer insuficiente, ya que solo amparaba a las viudas, representaba un avance impensable en otras latitudes hace mil años por lo que debemos sentirnos también orgullosas de aquellos antepasad@s que lo hicieron posible.

Y nun quieru finare esti piqueñu parlamentu ensin decivos unas poucas pallabras en llingua llïonesa, la llingua de nuesu, la mesma que falonun los nues@s guel@s y los nuesos reis que fizun grande’l reinu de Llión, el más avanzáu na reconocencia los dreichos a los sous ciudadanos, del que guei cellebramos el 1100 Cabudannu y qu’en siete annos cellebraremos l’otorgamientu’l Fueru de Llión nel que taba garantizáu el dreichu a la inviolabilidá’l domiciliu, 800 annos enantias que, pur casu, en Francia. La mesma llingua na qu’ensin sabelu falamos ca día milenta palabras que son llïonesas anque mueitas vueltas creyamos que nun sabemos ná de la nuesa llingua.

Gracias asgaya pur esti honore, gracias asgaya pur tare eiquí.

¡Viva Santa Águeda!

¡Viva León!

¡Viva el Reino de León!

6 comentarios:

elialalric dijo...

Eran mas o menos las 7 de la tarde cuando pasé con mis hijas enfrente de Botines y al veros preguntaron quienes erais, gracias a ello tuve una oportunidad mas de explicarles esta tradición leonesa y lo que significa en nuestra cultura.

Igual que muchos leoneses tenemos que seguir trasnmitiendo de padres a hijos nuestras tradiciones, porque si esperamos que lo hagan otros se perderían.

Por otra parte, no puedo mas que felicitarte por el nombramiento, pero sobre todo por el discurso. Un discurso que demuestra que el sentimiento leonés sigue vivo en el pueblo, aunque algunos se empeñen en ocultarlo.

Ojalá los políticos tomen nota y se contagien de ese sentimiento tan profundo, aunque lo dudo bastante.

Anónimo dijo...

Te has "salido" Alicia.
Enhorabuena

LLANCARA dijo...

Xana: tabas guapísima cul trax llïonés. Tolas muyeres tamos arguyosas de tener una Ágeda que nos representa a todas nosoutras y al Reinu de Llión.

cisastura dijo...

Norabona, Alicia.
Un saludín.

amurrinare dijo...

Me presta mucho ver que hay gente como tu que defiende su cultura sin complejos. Felicidades Alicia.

Xana dijo...

Gracias asgaya a to@s pulos vuesos comentarios.

Siempres ye mui agradable tenere collaci@s cumu vosóutros.

¡¡¡PUXA'L PAÍS LLÏONÉS!!!