domingo, febrero 28, 2010

Cuentos cabreireses

Espublizaos nel "Diario de León" el pasáu Febreiru y 15, 2010. Dalgunas pallabras tán escritas de forma desemeyada en deillos llugares, hai terminaciones n'o y n'u, dalgunos tiempos compuestos y dalgunas "llicencias" que faen pensare que nun tamos ante una trascrición fiel de la fala cabreiresa sinon ante dalgunas tornas pa chenare las llagunas.

Caún tendrá las súas idegas subr'estu peru peme que la miyor solución ye deixalos cumu tán nel periódicu, mesmu si nun son 100% cabreireses:

La leyenda de Xuanicu L'Osu

Yérase un matrimoniu de recién casaos que vivía ñu monte, cuidando'l fatu p'ahí p'arriba, pa lla fonte pioyosa, xunto al Valdebuercu. Un día, el maridu, que chamábase Xuan, hubo de baxare a Lla Baña deixando sola a lla muyer. Tenía que volvere pa lla cena, peru pasóu'l tiempu, chegóu lla ñueite y el maríu ¡quei ñun chegaba!. Fasta que ya mui tarde, cuandu sólu andaban pol mundu lla lluna p'arriba y los llobos p'abaxu, chamaron ña puerta; eilla corriéu a abrire asperando vere al sou Xuan peru ¡Virxen santísima!, ñun yera'l maríu él que chamaba, siñon un osu grandísimu, l'osu que tenía atemorizadas a llas xentes de tolos puebros y aldeas d'esti llugar. Eilla corriéu asustada a ascuendese d'aqueilla fiera del diabru peru l'osu corriéu más, tomóula coñas suas manotas y llevóusela cautiva a lla sua cueva donde fícieula lla sou muyere, ¡comu óyenlu!

Cuandu ya escomenzaba ll'alboriada chegóu Xuan a lla casa y al vere que eilla ñun taba dientru corriéu esesperáu por esos montes de Dios chamándola a gritos que partían l'alma. Peru ñon encontroula enxamás y esesperáu el probín murriéu de pena al pouco tiempu. Dende ñestoncias lla muyere, que yera xoven y fresca comu una rosina, tuviéu que vivire conu osu, chorandu ñueite y día comu una madalena. Pasou'l tiempu y un día ñacieule un fiyu al que puso-ye' ñome de Xuan, en memoria del sou padre. Yera un rapacín preciosu, peru con una fuercia... ¡ay, madre, qué fuerzota tenía lla criatura! Y cona sua madre y l'osu que llos tenía acautivaos, vivíu Xuanín, medrando y faciéndose cada vez más grandón y más fuerte.

Un día, que yera fiesta de Lla Baña y l'osu había salido a cazare, lla muyere sintíu ganas de baxare al baille del puebru y ñin corta ñin perezousa dixíu-ye a Xuanín: «¡Ay, mieu rapá, si pudiéramos quitare lla llouxa...!» Nestoncias Xuanín dixíu-ye que esu facíalu él cona dea pequerrina y ¡dito y feito!. Pouco después lla madre y el fiyu chegaron a Lla Baña y presentáronse ñu baille. ¡Ñaide podía creyere ñaquel milagru!. Cuandu'l osu volviéu a lla sua cueva y viéula vacía escomenzóu a ruxire; dixían que llos sous ruxios sintiéronse en mueitas lleguas ña redonda.

Esesperáu rompiéu lla llouxa que facía de puerta y corriéu lluegu fasta Lla Baña en busca de lla muyere y el rapacicu, peru llos homes del puebru ya taban apreparaos con grandes palos y picos y ferramentas y cuandu'l osu chegou y viéu aqueillu, asustóuse y afuyóu espantáu. Ñaide volvíu a velu enxamás de llos enxamases pola Pioyosa, el Valdebuercu ñin por denguna parte. Xuanín y lla sua madre quedárunse a vivire en Lla Baña.

Eilla ñunca casóuse, lla probina, peru vivíu cuidada y protexida por «Xuanín del Osu», que asína yera comu chamabanye llas xentes. Y por dalgu debía sere, creu you, porque´l mozu escontra más años tenía, más parecíase a un osu y más gustabaye triscare por esos montes ñas ñueites de lluna grande; fasta decíase que a escondidiellas alcontrábase conu osu qué encautivó a lla sua madre cuandu yera recién casada, peru esu, si yía verdá ou ñon... ¡vaiga vusté a sabere!
Animales, fuentes, calles y refranes

La leyenda del desencanto

«Yiera un fríu día d'iviernu cuando un cazador salióu de la súa casa a cazá ño monte. Cerca de los Campaneirus d'Entrañu sintióu cantá a una moza, aquella voz yiera una maravilla, nunca un home había escueitáu cousa tal. Poucu a poucu, fóise acercando a aquella voz, hasta que deixóu de suná. Entre unos leves susurros al principiu y con una crara voz lluegu, una muyier yi dicía: 'Acércate, nu téñades miedo, que'l mieu cuerpu yía una culuebra muei grande. Cuando me veyas salí tienes que escupime ña cabeza y en ese momentu you vulveréi a convertime en muyier'. El cazador, nerviosu, pero cun ganas de outiar aquella moza de tan bunica voz, esperóu paciente la salida de la culuebra. Cavilando cuál sería el tamañu del animal, de pronto vióu aparecé delantre d'él la culuebra más grande que viera nunca. Cheno de pánicu, escapóu a la carreira. Lu que nunca chigóu a sabé este cazador yiera qu'aquella culuebra tan grande escundía a una bella princesa mora que fora encantada, y que ña condición para romper l'encantu yiera ñecesario qu'un home yi escupiese ña cabeza»

3 comentarios:

Anónimo dijo...

No cabe duda de que esos textos están llenos de errores. Y que precisamente son menos justificables en quien critica a otros por mal uso de la lengua. Pero ahí todos deberíamos hacer más por sacar la viga de nuestros ojos que por señalar la paja en los ajenos. Aquí me incluyo y entono el "mea culpa".

Alfredo Hernández

Xana dijo...

Pues sí, Alfredo, "quien tiene el tejado de vidrio no debiera echar piedras al del vecino" pero, sinceramente, no crees que quien tanto critica "las invenciones" de otros debería ser especialmente escrupuloso y cuidados en sus relatos?

Todos tenemos fallos (y el que diga lo contrario miente) pero ir "de pureta" por la vida y caer en los mismos errores es doblemente denunciable.

En cualquier caso, un poco más de respeto por los demás y, sobre todo, por nuestra lengua no nos hará daño a nadie.

Miguel dijo...

Nel articulu hai dellas cousas que nun son mui correutas, pero nun son nin muitu menos los tiempos compuestos, estos poues atopalos en muitos testos tradicionales y on hai discusión si son o nun tradicionales en dalgunas falas llionesas cumo nel senabrés y nel cabreirés.

Estoi con Alfredo que todos tenemos yerros y cumo decides pa sere criticu con los yerros de los outros hai que ser más curiosu con lo que escribe unu.

You lo únicu que nun pueo disculpar, ye facer los cousas mal a peto o dicir cousas que nun cuñoces a sabiendas.

Y cuido que hai dellos exemplos de lo anterior con motivaciones políticas o personales.

Un saludo.