lunes, abril 06, 2015

El menos común de los sentidos

Por regla general no suelo escribir sobre la Semana Santa, ni sobre Genarín, pero la verdad, desde que existe el FB, empiezo a estar "hasta el moño" de tanto discurso ex-cathedra, sin ninguna empatía hacia el prójimo y preocupado, únicamente, por defender la "superioridad" moral o de cualquier otro tipo, de quien escribe sobre el resto del mundo.

Os preguntaréis, sin duda, a qué vienen estas reflexiones ¿no es verdad? Pues muy sencillo viene a cuento de muchos de los mensajes que llevo leyendo todos estos días y en especial del último, de hoy mismo, Domingo de Pascua de Resurrección, que no me resisto a copiar y que seguidamente comentaré:

"Q porqué nos Vamos a Sevilla a tocar en Semana Santa? Muy sencillo, todos lo vais a entender: estoy seguro q nos sentimos mas leoneses q muchos d los q se quedan escondiendo su hipocresía debajo d un capillo,pero a pesar d eso nos vamos... nos vamos porque no nos sentimos identificados con una Semana Santa en la q las túnicas desprenden mas olor a limonada q a incienso,una Semana Santa en la q se cae un Nazareno y el resto del paso sigue el recorrido y antes d q éste termine ya hay vídeos en la red y son los propios leoneses los q se burlan del desgraciado incidente... mi Jesús del Consuelo... una semana santa en la q hay mas papones por las aceras y las tabernas q detrás d los pasos, y los q se quedan dedican mas tiempo al whattsapp y a las fotos q a la oración y la sobriedad q tanto proclamamos para "nuestras tradiciones".... Nos vamos porque no compartimos las criticas despectivas hacia otras formas de llevar los pasos y luego gritamos cosas como "oído" , "vamonó" y "valientes" cuando se manda delante de nuestros titulares, q son tan d león q les llevamos y vestimos en canastillas sevillanas con barrocas túnicas ... D la música no voy a hablar, porque sólo puedo decir q nuestras marchas son mas leonesas q las q salen de debajo d los capillos.....  Incluso mas. Porque incluso Tres Caídas o Las cigarreras llevan en sus repertorios obras de LEONESES D LA VICTORIA!!... nos vamos porque nos gusta q se reconozca nuestro trabajo, claro q nos vamos... Pero nuestro corazón... se queda en león y para acordarnos de "lo nuestro" cuando a 700 Km nos fallan las fuerzas... solo tenemos q mirar las fotos de nuestras gorras para ver q hay mas devoción en ellas hacia nuestro León q en muchos emblemas cosidos en pechos q se hinchan hablando d una semana santa q le pese a quien le pese... esta perdiendo la identidad q tantos reclaman suya....."

No sé qué opinaréis de este texto pero a mi me deja perpleja. Vaya por delante que me parece perfecto que cada uno pase la Semana Santa donde quiera, sea León, Sevilla, la playa, la montaña o encerrado en su casa pero, en mi opinión, eso no autoriza a nadie a denigrar al resto del mundo y sus preferencias.

En ocasiones he oído decir que "por el sur van borrachos en las procesiones", cosa que me molesta profundamente por lo que conlleva de generalización. Nunca estuve "por el sur" en Semana Santa pero no me cabe la menor duda de que allí, como aquí, habrá gente que sale por religión y devoción, otros que salen por tradición y unos pocos que salen por figurar o por vaya usted a saber qué. Pero lo que me deja estupefacta es que un leonés hable de la "hipocresía de los papones y del olor a limonada de las túnicas" en una generalización tan injusta como falsa y cometiendo exactamente la misma injusticia que parece molestarle.

Seguidamente se hace una crítica a la "sevillanización" de nuestra Semana Santa a la que se acusa de perder su identidad y si bien no niego que hay cosas que personalmente me gustaría cambiar por no ser muy tradicionales no deja de ser menos cierto que si, tal y como se afirma en dicho comentario, en Sevilla se oyen, año tras año, melodías semanasanteras leonesas, imagino que también ellos están perdiendo su identidad o ¿es que eso sólo se da con lo nuestro?

Vamos que "fieles a la denuncia bíblica" seguimos viendo la paja en el ojo ajeno mientras disculpamos la viga en el propio.

Pero dejemos lo particular para pasar a lo general. No me gusta ver papones "matando judios" pero tendréis que reconocer conmigo que si todos los papones lo hiciéramos, no le llamaría la atención a nadie, lo cual demuestra una vez más que todas las generalizaciones son excesivas e injustas. Siempre hay algún papón por los bares pero es la excepción ya que la mayoría, tras nuestras respectivas procesiones, de lo único que tenemos ganas es de volver a nuestras casas a descansar del trajín de la procesión, a quitarnos los hábitos y darnos una buena ducha que nos descanse hasta la próxima cita procesional, sea como papón de filas, bracero o papón de acera.

Parece, no obstante, que en este León de nuestros pecados hay que estar "contra la Semana Santa" o "contra Genarín" aunque, curiosamente, quienes más denostan la Semana Santa y defienden a Genarín, aducen motivos económicos para defender ésta última celebración, mientras olvidan los mismos motivos a la hora de arremeter contra la Semana Santa.

Y aquí vuelvo a quedarme perpleja, ¿una noche de botellón y desenfreno es buena para la hostelería leonesa y soluciona, siquiera sea temporalmente, nuestro acuciante problema del paro pero 10 días de procesiones, via crucis, rondas pasionales y pregones, con una espectacular imaginería en la calle, un despliegue de bandas de música y varios miles de papones y paponines que constituyen una Semana Santa con categoría de "Interés Turístico Internacional" sólo sirve, al decir de algunos, para crear problemas de circulación? El "pequeño" detalle de que la ocupación hotelera leonesa durante esas fechas supera el 90% no parece tener importancia alguna y parece que a muchos, si hablan de procesiones, "milagrosamente" deja de preocuparles el paro y el dinero que dejan todos los turistas que nos visitan.

Soy papona, por tradición, pero cumplo estrictamente con las normas de mi Cofradía: ni hablo durante la procesión, ni doy la mano, ni jamás me levanto el capirote o saludo a nadie, ni mucho menos me dedico a sacar fotos y jamás en la vida se me ocurriría ir de bares vestida de papona. Indudablemente, entre 15.000 papones, hay de todo pero la mayoría respetan la tradición leonesa varias veces centenaria ya que existen testimonios de procesiones de penitentes en León en las fechas de Semana Santa desde principios del siglo XV. ¿Será posible que seamos tan obtusos como para no estar orgullosos de una parte tan importante de nuestras tradiciones e identidad?

No me gusta el Genarín, pero ni lo denigro ni digo que habría que prohibirlo, con no acercarme por donde se celebra dejo zanjado el tema pero que conste, me molesta profundamente que para la televisión, sobre todo autonómica, la Semana Santa de León se reduzca a una "celebración pagana" de la noche del Jueves Santo (de cuyo estado actual me gustaría saber qué opinaba D. Francisco Pérez Herrero y el resto de "apóstoles" que la pusieron en marcha) "olvidando" (interesadamente sin duda) absolutamente la auténtica Semana Santa Leonesa.

En fin, que en todo este asunto sería muy de agradecer un poco de sentido común que, sin embargo, como desgraciadamente el género humano no se cansa de demostrar, es el menos común de los sentidos y, sobre todo, un poco de tolerancia por parte de todos y mucho más civismo por parte de quienes se dedican a dejar nuestras calles y plazas convertidos en auténticos estercoleros. Con esa imagen poco turismo de calidad (el que deja auténticas ganancias y no el que viene en viajes "low cost" que deja prácticamente toda su ganancia en manos de la agencia que organizó el viaje desde su origen) seremos capaces de atraer y mantener.

No hay comentarios: